Celada del Camino

SEDE
ELECTR√ďNICA

Todos sus tr√°mites
online
a solo un click

Usted está aquí

Informaci√≥n general, Cat√°logo de tr√°mites y Carpeta Ciudadana Todos sus tr√°mites OnLine durante las 24h del d√≠a, los 365 d√≠as del a√Īo.

Visitantes ilustres

Visitantes ilustres

CARLOS I DE ESPA√ĎA y V DE ALEMANIA

 En esta ocasión se habían reunido en Burgos los embajadores de Francia, Inglaterra, Venecia y Florencia, que habían formado la Liga Santa y de Amiens. Su proyecto era proseguir unas negociaciones de paz que el Emperador no podía admitir porque en ellas se olvidaba el compromiso contraído por Francisco I para su liberación.

¬† ¬† ¬† ¬† ¬†Fue entonces cuando el Monarca espa√Īol se dirigi√≥ al enviado de Francia para destacar el desleal comportamiento de su amo y retarle con estas palabras: ‚ÄúHa hecho vil y ruinmente no guardarme la fe que me dio por la capitulaci√≥n de Madrid. Y si √©l esto quisiese contradecir, yo se lo mantendr√≠a de mi persona a la suya‚ÄĚ.

       Estas negociaciones desarrolladas en el Palacio del Condestable de Castilla, en la ciudad de Burgos, desde el 17 de octubre de 1527 hasta el 22 de enero de 1528, se convirtieron pronto en una formal declaración de guerra. Para organizar y asegurar el intercambio de diplomáticos, el Emperador dispuso el traslado a Poza de la Sal, mientras se acordaba el canje de los unos por los otros en la ciudad fronteriza de Fuenterrabía.

¬† ¬† ¬† ¬† ¬†Por las cr√≥nicas de alguno de estos viajeros, particularmente por la de Don Andr√©s Navagero, representante de la Rep√ļblica de Venecia, se sabe que sali√≥ de Valladolid huyendo de la epidemia que all√≠ se hab√≠a desarrollado, que pas√≥ el Pisuerga para pernoctar en Villasandino el d√≠a 16 de octubre de 1527, y sigui√≥ por Isar a Burgos para llegar el 17 y hospedarse en la calle Tenegosa. Elogia la poblaci√≥n por su importancia y por sus buenas edificaciones, pero no habla as√≠ de las calles que tilda de estrechas y oscuras; tampoco le agrada el clima, que dice ser triste, con frecuencia nublado, fr√≠o, de hielos y nieves. Contrasta lo desapacible y largo del invierno con los rigores del calor y brevedad del verano, para sacar la consecuencia de que en Burgos hay diez meses de invierno y dos de infierno. Menos mal que encuentra virtudes en sus moradores y dice: la mayor parte son ricos mercaderes que viven regaladamente y son muy corteses y honrados.

¬† ¬† ¬† ¬† En esta pintoresca villa de Poza de la Sal estuvieron confinados los comisionados desde el 23 de enero hasta el d√≠a 19 de mayo que, acompa√Īados de Don Juan de Cartagena, emprendieron el viaje de regreso para cruzar el Bidasoa el 30 de mayo y recibir a su vez a los embajadores espa√Īoles.

¬† ¬† ¬† ¬† Mientras tanto, el Rey Carlos I de Espa√Īa y V de Alemania, se hab√≠a ido a Madrid, Monz√≥n, Toledo y Barcelona, para seguir a Italia en el mes de agosto de 1529, despu√©s a Alemania y B√©lgica y volver a Espa√Īa para entrar por la Bah√≠a de Rosas el 21 de abril de 1533.

        Ya no vue1ve a pisar tierra burgalesa hasta el 28 de agosto de 1538 que pernocta en Aranda de Duero de paso para Valladolid, y los días 22 y 23 de noviembre de 1539 en la ciudad de Burgos, de paso para Francia.

¬† ¬† ¬† ¬† Es ya el 26 de mayo de 1542 cuando se detiene a descansar en Celada del Camino de paso para Burgos, donde se le espera a comer en el Monasterio de Las Huelgas, y llega a mediod√≠a del 27. Despu√©s de rezadas v√≠speras con la Comunidad, emprendi√≥ Su Majestad el camino a Burgos y en el trayecto se encontr√≥ con el Condestable de Castilla, Don Pedro Fern√°ndez de Velasco, tercer Duque de Fr√≠as y quinto Conde de Haro, que hab√≠a salido a recibirle en compa√Ī√≠a del Concejo y del Cabildo de la ciudad.

¬† ¬† ¬† ¬† La regia comitiva pudo admirar por primera vez la restauraci√≥n que hab√≠a tenido en a√Īos recientes la fachada principal del Arco o Puerta de Santa Mar√≠a, ornamentada, entre otras estatuas de insignes patricios, con la propia del Emperador Carlos V, vestido de rica armadura, corona imperial, ce√Īida espada en la mano y una c√°tela con su dedicatoria.

¬† ¬† ¬† ¬† Una ligera indisposici√≥n del Rey le hizo retrasar su salida hasta el d√≠a 2 de julio de aquel a√Īo de 1542, cuando fue a pernoctar a Ibeas de Juarros; al d√≠a siguiente estuvo en Villafranca Montes de Oca, y el 4 en Belorado; por donde sali√≥ de la provincia de Burgos, camino de La Rioja, Navarra, Arag√≥n y Catalu√Īa.

¬† ¬† ¬† ¬† ¬†Ya no se vuelve a ver al Emperador hasta el a√Īo 1556 cuando incapaz de valerse por si mismo de sus movimientos por la dolencia que agota sus fuerzas, decide recluirse en el Monasterio de Yuste para esclavizar sus energ√≠as, seguir vigilante la marcha de los acontecimientos y finalmente abdicar la Corona en su hijo el Infante Don Felipe.

¬† ¬† ¬† ¬† ¬†Es entonces cuando procedente de Flandes desembarca por √ļltima vez en Laredo, entra en la provincia de Burgos por Medina de Pomar el 9 de octubre de 1556, pernocta en el Monasterio de O√Īa el 10, en Briviesca e1 11, y dolorido de tanto movimiento en literas y sillas de mano, tiene que hacer un alto durante tres d√≠as en Monasterio de Rodilla.

¬† ¬† ¬† ¬†Al fin el d√≠a 12 de octubre de 1556 fue llevado directamente al Palacio del Condestable de Castilla a su entrada en Burgos y, se encuentra tan cansado que no puede recibir las visitas para darle la bienvenida que le quieren rendir las autoridades burgalesas. Haciendo un esfuerzo hace al d√≠a siguiente cuando tambi√©n llegan a Burgos sus hermanas las reinas viudas de Francia y de Hungr√≠a, que segu√≠an sus pasos acompa√Īadas de un s√©quito numeroso, a quienes por orden del Emperador se reservaron los honores y suntuoso recibimiento que para √©l se hab√≠a preparado, continuando el viaje en su compa√Ī√≠a al otro d√≠a, hasta la localidad de Celada del Camino, donde pernocta una jornada, continuando su camino al d√≠a siguiente hasta Palenzuela, camino de Valladolid.

¬† ¬† ¬† ¬† As√≠, en una suprema gracia de Dios, le es permitido a Carlos I de Espa√Īa y V de Alemania, recibir el homenaje cari√Īoso de sus leales vasallos burgaleses en una de sus √ļltimas etapas del postrer viaje de su vida, mientras se desintegran las pomposas vanidades, el genio y el orgullo del hombre m√°s poderoso de la tierra.

Scroll top